miércoles, 11 de abril de 2012

Agua radiactiva


La idea de que ciertos balnearios tienen un poder curativo milagroso no es nueva. Durante miles de años, los enfermos han viajado largas distancias a lo largo del mundo en busca de curas.

En 1903, J.J. Thompson, científico británico y descubridor del electrón y de los isótopos, escribió una carta a una revista donde contó que había descubierto  la presencia de radiactividad en el agua de pozo.
Esto llevó a que las aguas de muchos de los manantiales del mundo más famosos también contenían partículas radiactivas. Esta radiactividad se debe a la presencia de emanaciones de radio, gas radón producido por el radio que está presente en el suelo.

Por supuesto, en seguida se asoció la radiactividad de las aguas con su gran poder curativo. El Dr. Jorge H. Torney  escribió en 1910 lo siguiente:  "El alivio está asegurado en las aguas termales para dolencias como la gota, el reumatismo, la neuralgia, el envenenamiento metálico o la malaria, la enfermedad de Bright crónica , dispepsia gástrica, diarrea crónica, las lesiones crónicas de la piel, etc. ".

El Dr. C.G. Davis, señaló que:  "La radioactividad previene la demencia, despierta emociones nobles, retrasa el envejecimiento, y proporciona una vida alegre y juvenil."
El profesor Bertram Boltwood de Yale explicó la base científica para la cura de la siguiente manera: “La radiactividad lleva la energía eléctrica en las profundidades del cuerpo,  que estimula la actividad celular, despertando todos los órganos excretores y secretores y haciendo que el sistema libere los desechos, además de ser un agente destructor de las bacterias.” 

El radón se creía que era tan importante para el agua que se consideró su elemento vital. Sin ella, el agua estaba muerta. El radón era al agua lo que el oxígeno era al aire.
Cuando la ciencia tuvo una explicación para las propiedades curativas de los manantiales, los balnearios y centros turísticos, se convirtieron en los negocios de moda. Los nombres fueron cambiados para incluir la magia de las palabras radiactiva o radio. Los visitantes llegaron de cerca y de lejos para disfrutar de las aguas e inhalar el aire. 

Pero, hubo un aspecto negativo a la euforia: el radón no puede permanecer en el agua por mucho tiempo antes de que se descomponga. Debido a esto, el agua embotellada en el manantial no sobrevivía. El "elemento de la vida" se perdía antes de que pudiera ser consumido, por lo tanto el agua radiactiva sólo podía ser bebida en el manantial para que fuera eficaz. Pero el negocio estaba en auge y buscaba ampliar fronteras, había que encontrar la forma de que el milagroso agua llegara hasta pobres y enfermos que no podían permitirse los gastos ni los esfuerzos de viajar.

Revigator (1924-1928)
La solución llegó con la invención de dispositivos que podrían ser utilizados en el hogar para añadir el radón al agua potable. La más popular fue el Revigator. Esta compañía, con sede en San Francisco, era lo suficientemente grande como para mantener numerosas sucursales en todo el país. Las ventas de Revigator alcanzaron varios cientos de miles, un récord notable en vista de su precio relativamente alto, unos 22€ en 1929.

El Revigator era una "olla de agua radiactiva". Una jarra de cerámica vidriada que contenía una piedra de radio, también tenía un revestimiento poroso que contenía uranio, el agua dentro de la jarra absorbía el radón liberado por la descomposición del radio en el mineral. Dependiendo del tipo de agua, las concentraciones de radón resultantes van desde unos cientos a unos cientos de miles de picocurios por litro.

Estas eran sus instrucciónes:  “Rellena la jarra de agua cada noche, los millones de rayos penetran en el agua para formar ese saludable elemento que es la RADIO-ACTIVIDAD. Al día siguiente, toda la familia dispone de seis litros de auténtica y saludable agua radioactiva. Bebe tranquilamente cada vez que tengas sed hasta completar una media de seis vasos al día”. 

Aunque Revigator fue la marca más popular, existían otras muchas jarras de este tipo:

Lifetime Radium-Vitalizer Water Jar (1925)
Uno de los primeros en copiar el éxito de la Revigator fue la Corporación de Radio Nacional. Su producto era la Lifetime Radium-Vitalizer Water Jar. A diferencia de la Revigator, que era de cerámica, esta jarra era de aluminio. La fuente del radón era un material granular en el fondo del frasco cubierto con una placa de aluminio perforado.

Radium Vitalizer Health Fount (1925-1930)
Fue producido por la misma compañía que Lifetime Radium-Vitalizer Water Jar, pero a diferencia del cuerpo de aluminio de esta última, el cuerpo de Radium Vitalizer Health Fount estaba hecho de vidrio vaselina que contiene uranio. La fuente de radón, conocida como la "Unidad de Radio" era un cilindro de cerámica azul, de unos 7 centímetros de alto, que se colocaba dentro del frasco de vidrio.

Radium Water Jars (finales de 1920, principios de 1930)
En este caso, la fuente de la radiactividad es un disco circular que se mantiene en el interior del frasco. El disco se identifica como el "Activador de Radio". Se sospecha que fue hecha por el mineral de uranio mezclado con el cemento.

Radium Emanator Filter Jar (1935)
Como un buen toque decorativo, el frasco se hizo a partir de vidrio vaselina con uranio, que es responsable del resplandor verdoso que produce la jarra. El uranio no añade radiactividad al agua, pero hay un ligero aumento en la tasa de exposición en los alrededores a la jarra.

Muchos dispositivos similares también estaban disponibles. Entre las más conocidas eran el Cono radiactivo Thomas y el Emanador Radio. Sin embargo, estos dispositivos se colocaban en el agua, y no el agua en el aparato. Tenían la ventaja de ser menos caro que el Revigator y eran lo suficientemente pequeños para caber en una maleta. Algunos ejemplos son:

The Thomas Radioactive Cone (1935-1940)
El Cono Thomas pertenece a una categoría de dispositivos llamados emanadores. El cono se coloca en el agua, para irradiar el agua con el radón, al contrario que las jarras.  Existían versiones más grandes para que los agricultores lo pusieran en los bebederos de animales.

The Radium Emanator (1930-1935)
Al igual que el Cono Thomas y el Emanador radio fue diseñado para ser colocado durante la noche en agua para que el agua radioactiva estuviera disponible al día siguiente para beber. Los discos emanadores eran de cemento mezclado con uranio. El dispositivo constaba de 5 placas que podían añadirse o quitarse según el estado de salud de la persona.

The Gable Ionic Charger (1965)
El cargador contenía aproximadamente 0,3 mCi de Radio 226 dentro de un cilindro de plomo. Las tasas de exposición a los rayos gamma eran muy altas para el que tenía que utilizar y quitar la fuente. “El bulbo pequeño se coloca en un vaso de agua y el bulbo grande se exprime una veintena de veces,  a continuación, se puede comprobar las burbujas de la elevación del gas radón en el vaso. El agua no sólo es para beber, sino también para que beban los animales o para regar las plantas."

Radium Emanations Apparatus (1920)
Emanador de radio alemán diseñado para añadir radón directamente al vaso. Para usarlo, se añade agua al vaso y la parte superior de la unidad se enrosca en la base. Una fuente azul de radio se proyecta hacia abajo desde el interior de la parte superior y entra en el agua

Claro que también vendían el agua ya irradiada y embotellada, como el famoso Radithor, e incluso tabletas de radio para tomártelas directamente y que ya se irradiara el agua en el estomago:

Radithor (1928)
Esta botellita contenía una pequeña cantidad de agua destilada a la que se añadía una porción de radio. Se anunciaba como una “fuente de luz permanente” capaz de curar el cáncer, las enfermedades mentales y hasta la impotencia. El conocido empresario Eben Byers se convirtió en el más firme defensor de Radithor y se tomó tres botellas al día durante dos años. En 1930, tuvo que dejarlo tras comprobar que su mandíbula se caía literalmente a trozos por el efecto del radio sobre los huesos. Su muerte, en 1932, fue el primer aviso de que lo que estaban consumiendo miles de ciudadanos era una bomba de relojería.

ARIUM Radium Tablets  (1925)
Este recipiente contenía cuarenta y dos tabletas de "radio auténtico", y en el momento de su fabricación sólo costaba un dólar. "Tome dos tabletas con un vaso de agua antes o después de cada comida. Para obtener los efectos más beneficiosos, Arium se debe tomar regularmente como se indica."

Si bien casi todo el mundo reconoce la eficacia de radón en el agua, muchos sintieron que la ingestión o aplicación de el radio (el padre del radón) sería aún más eficaz. Y así, en la década de 1920 y principios de 1930, era posible comprar el radio que contienen pomadas, cremas de belleza, pasta de dientes (el radón se pensó para combatir la caries dental y mejorar la digestión), tapones de oídos, chocolates, jabones, supositorios, e incluso anticonceptivos. Ver

La muerte de Eben Byers  por culpa de Radithor en 1932, así como las muertes entre los pintores de esferas radio,  anunciaban el principio del fin de la era del radio. Los fabricantes de los dispositivos respondieron advirtiendo de no excederse en el consumo de esta agua y recomendando tomarla con moderación. El apogeo de la década de 1920 y principios de 1930 fueron reemplazados por una apreciación de las propiedades potencialmente letales del radio.

Pero a pesar de las restricciones legales, muchos productos continuaron siendo fabricados en los años 1940 y 1950 pero lo que si fue sorprendente es que se siguieran fabricando durante las décadas de 1960 y 1980. 

Más adelante hablaré de estos productos, ahora quiero volver al tema del agua, que si bien pensamos que es algo que se comercializaba hace muchos años y lo vemos como algo impactante no se pierdan esta botellita de agua:

Well  Aqua Water Bottle (2005)
Esta botella contiene un cilindro de acero inoxidable perforado que contiende una pequeña cantidad de torio natural. Estas botellas portátiles están diseñadas para revitalizar el agua, eliminar el cloro y mejorar el sabor del agua del grifo. Según el fabricante, la botella produce deliciosa "agua viva" que es igual a la que se encuentra en parques naturales. La propia barra es ligeramente mayor que la abertura de la botella de modo que no se traga accidentalmente. El fabricante recomienda limpiarlo una vez al mes y afirma que dura aproximadamente un año.

Well  Aqua Bar (2005)
Por supuesto, también se vende la barrita sola para que irradies el agua que tú quieras. Los iones resultantes tienen efecto anti-hongos y antibacterianos, además de eliminar el cloro del agua. El fabricante recomienda la colocación de una barra durante un minuto en un vaso de agua o diez minutos en un litro de agua para producir agua para beber, cocinar el arroz, lavar frutas y verduras, hacer hielo, mezclar el whisky y la preparación de té o café. Una de estas barras funciona de dos a tres años y es capaz de tratar 1.000 litros de agua.

Fuente y fotos: http://www.orau.org

Como veis, algo de bueno tiene que tener las pequeñas dosis de radiactividad, el problema es que a principios del siglo XX la fiebre del radio provocó la ingestión indiscriminada de estos elementos con sus respectivos efectos nocivos. Como sabemos hoy en día la radiación se emplea para el tratamiento del cáncer con buenos resultados, siempre y cuando se administre la dosis exacta. 

Cada hora, unos 30.000 núcleos desaparecen en nuestros pulmones por la presencia de isótopos radiactivos en el aire que respiramos y unos 15 millones de núcleos de Potasio-40 se desintegran en nuestro estómago e intestinos provenientes de los alimentos que comemos. Se sabe que cada español recibe, en promedio, la mitad de la dosis máxima recomendada, de la cual entre el 10% y el 15% viene de lo que comemos. Por su parte, los detectores de humo contienen americio radiactivo, y los microondas, las lámparas de descarga de alta intensidad que encontramos en palacios de congresos, autopistas o campos de fútbol, torio radiactivo.’
Fragmento del artículo Todo es radiactivo: http://www.20minutos.es/columna/385739/0//

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada